Ry Cooder - Paradise And Lunch, 2017

miércoles, 5 de noviembre de 2008

LO QUE VA DE AYER A HOY

Lo que va de ayer a hoy - Dibujo de CaínAcabo de recibir por correo electrónico (gracias Casimiro) uno de esos pps anónimos que no me resisto a incluir en este blog, ya que se acerca extraordinariamente a la realidad. Juzguen ustedes mismos.

Escenario 1: Tienes que hacer un viaje en avión.
Año 1978: Viajas en un avión de Iberia, te dan de comer y te invitan a lo que quieras beber, todo servido por azafatas espectaculares en un asiento en el que caben dos como tú.
Año 2008: Entras en el avión abrochándote el cinturón de los pantalones que te han hecho quitar para pasar el control, te sientan en una butaca en la que si respiras profundo le metes el codo en el ojo al de al lado y si tienes sed el azafato te ofrece una carta con las bebidas y sus precios subidos un 50% porque sí. Y no protestas por si acaso cuando aterrizas te meten el dedo más largo del mundo por el culo para ver si llevas drogas.

Escenario 2: Paco tiene pensado ir al bosque después de clase. Según entra al colegio le enseña una navaja a Pancho con la que pretende hacer un tirachinas.
Año 1978: El subdirector lo ve y le pregunta donde las venden y le enseña la suya, que es antigua, pero mejor.
Año 2008: La escuela se cierra, llaman a la Guardia Civil y llevan a Paco al reformatorio. Antena 3 y Telecinco presentan los informativos de las 15:00 desde la puerta del colegio.

Escenario 3: Disciplina escolar:
Año 1978: Hacías una putada en clase. El profesor te metía dos buenas hostias bien merecidas. Al llegar a casa tu padre te arreaba otras dos.

Año 2008: Haces una putada. El profesor te pide disculpas. Tu padre te pide disculpas y te compra una moto.

Escenario 4: Fran y Marcos se reparten unos puñetazos después de clase.
Año 1978: Los compañeros los animan; Marcos gana. Se dan las manos y terminan siendo colegas en los billares.
Año 2008: La escuela se cierra, Telecinco proclama el mes antiviolencia escolar, el periódico "20 Minutos" titula a cinco columnas el asunto y Antena 3 aposta de nuevo a Matías Prats en pleno temporal frente a la puerta del colegio para presentar el telediario.

Escenario 5: Luis rompe el cristal de un coche en el barrio; su padre saca el cinturón y le pega unos buenos latigazos con él.
Año 1978: Luis tiene más cuidado la próxima vez, crece normalmente, va a la universidad y se convierte en un hombre de negocios de éxito.
Año 2008: Arrestan al padre de Luis por maltrato a menores. Sin la figura paterna, Luis se une a una banda. Los psicólogos convencen a su hermana de que el padre abusaba de ella y lo meten en la cárcel. La madre de Luis se enrolla con el psicólogo. Mercedes Milá abre la final de Gran Hermano con un discurso relativo a la noticia.

Escenario 6: Juan se cae mientras echaba una carrera y se araña en la rodilla. Su profesora, María, se lo encuentra llorando al borde del camino. María lo abraza para confortarlo.
Año 1978: Al poco rato, Juan se siente mejor y sigue jugando.
Año 2008: María es acusada de perversión de menores y se va al paro. Se enfrenta a tres años de cárcel. Juan se pasa cinco años de terapia en terapia. Sus padres demandan al colegio por negligencia y a la profesora por trauma emocional, ganando ambos juicios. María, en paro y endeudada, se suicida tirándose de un edificio. Cuando aterriza, lo hace encima de un coche y también rompe una maceta. El dueño del coche y el dueño de la planta demandan a los herederos de María por destrucción de la propiedad. Ganan. Telecinco y Antena 3 producen juntos la película y definitivamente el plató de los informativos queda emplazado en medio de la calle.


Escenario 7: Relación habitual entre padre e hijo:
Año 1978: Le pido dinero a mi padre para salir.
Año 2008: Mi padre me pide dinero para apaciguar al banco.

Escenario 8: llega el 28 de octubre.
Año 1978: Llega el día del cambio de horario de verano al horario de invierno. No pasa nada.
Año 2008 : Llega el día del cambio de horario de verano al horario de invierno. La gente sufre trastornos del sueño, depresión y amenorrea.

Escenario 9: El fin de las vacaciones.
Año 1978: Después de chuparse una caravana del copón con toda la familia metida en un seiscientos tras 15 días de vacaciones en la costa, se terminan las vacaciones. Al día siguiente se trabaja y no pasa nada.
Año 2008: Después de volver de Cancún en un viaje todo pagado, se terminan las vacaciones y la gente sufre trastornos del sueño, depresión, seborrea y picores
.

¿Cómo lo ven?

34 comentarios:

Anónimo dijo...

Juan, lo veo lleno de tópicos.
Discrepo.

jose dijo...

Pues yo que lo sufro en carne propia casi todos los días, creo que, salvando -claro está- las exageraciones, que son muchas, estoy bastante de acuerdo.
En general los padres no reconocen que sus hijos hayan hecho algo malo, incluso cuando se les ha pillado "in fraganti", y no hay nada que hacer por la educación de esos chavales si el padre o madre le está quitando la razón al enseñante y además delante de los propios hijos.

finchu dijo...

Si, yo también he recibido este power point, me desagradó por lo que de reaccionario tenía, a mí esa nostalgia me parece más propia de un ignorante convencido de la época del franquismo que de alguien con medio dedo de frente, basta contrastar las cifras sobre mortalidad infantil, si es que las encuentras, porque por aquel entonces lo que se hacía era sustituir la información por la propaganda, los desastres de todo tipo, ferroviarios, accidentes laborales, refinerías ardiendo, las carreteras, todo era un autentico desastre, yo soy de los que piensan que cualquier tiempo pasado fue peor, pero en el caso español, sólo esa nostalgia está justificada si se desconoce la realidad del pasado de este país.

Juan Nadie dijo...

Vaya cacao mental, Finchu. ¿Qué tendrá que ver esto con el franquismo?
Naturalmente que está lleno de tópicos, Almudena. ¿Alguien es capaz de enmendarle la plana a un tópico?
Claro que es exagerado, Jose, estoy de acuerdo contigo, pero la exageración es una forma de decir ciertas cosas, no hay que tomárselo todo al pie de la letra, hombre.

jose dijo...

Igual no ha quedado claro con qué estoy de acuerdo.
Estoy de acuerdo con el artículo y me reitero en mis explicaciones anteriores.

Anónimo dijo...

Es posible que esta presentación pudiera arrancar una sonrisa.

Pero me toca la fibra, en diversos puntos. La fibra que más me toca es la de madre civilizada que lleva años tratando de que en el centro (en este caso público) de su hijo se ponga límite a los y a las que insultan, pegan, chantajean, humillan... a otros niños o niñas.

No estoy segura de que, en nuestra época (me quedan pocas semanas para cumplir 51), las peleas se solucionaran siempre dándose la mano y jugando como amigos en los billares. He hablado con bastantes hombres de diferentes edades al respecto; casi todos han sobrevivido, pero sigue dándoles un montón de rabia determinadas cuestiones (recuerdan los motes, por ejemplo, casi siempre con "cierto" dolor). Dicen "Ha sido así toda la vida". Pero, cuando les preguntas si hubieran preferido no haber recibido insultos, ni vejaciones, lo tienen muy claro: lo hubieran preferido.
Y, cuando les dices que también había sido normal toda la vida que bastantes maridos insultaran a sus mujeres o, incluso, las pegaran, responden que no es lo mismo. Y, si les preguntas por qué, acaban por reconocer que se parece bastante.

Asumimos como normal (fíjate, lo asumimos hasta como deseable y divertido), como cosas de niños, lo que los adultos entre nosotros jamás aceptaríamos.

Ayer hablaba con mi cuñada de uno de estos casos (ella es maestra), el que había sido agredido durante años aprovechó el paso a secundaria para cambiar de centro. Hoy en día está en la universidad. El "capo" de los agresores no se sabe qué hace. Podría haber sido un "capo" universitario (que a veces los sigue habiendo), pero no, éste tenía una vida casi marginal.

Los que teníamos hermanos mayores o peleones dentro del colegio, o los que tenían amigos más bien fuertes y de mala leche, estábamos o estaban más protegidos, pero en general...

Y no sé cómo serían en vuestra ciudad los chicos que iban a los billares, pero yo prefiero no recordar el miedo que tenía al volver a casa por la noche cuando tenía que pasar cerca de uno de esos billares. No sé, ¿también era normal meterse con las chicas en vuestra ciudad? Y no me refiero sólo a decirles algún piropo más o menos grosero, que ya hubiera sido bastante zafio y humillante.

Y así, me alargaría, Juan, comentando algunos otros puntos de esa presentación.

Sé de qué tipo de vida vengo y por qué he dejado atrás muchas de sus costumbres. Y sé que es difícil inventarse, día a día, un modelo nuevo. Los errores de antes los conocemos; los nuestros, no. Y, además, luchamos contra actitudes muy "mamadas", muy poco cuestionadas y, por tanto, muy difíciles. Quiero creer que podemos afrontar todo ello a tiempo para cambiar sin tener que volver a aceptar lo que nos parece intragable como adultos.

Jose, con las familias, creo que es mejor avisar cuál es la línea del centro, también en materia de disciplina, para evitar al máximo luego "malentendidos" y conflictos. "En este centro, queremos..., no aceptamos de ningún modo..., reaccionaremos haciendo... Y todo ello para conseguir un ambiente de seguridad y tranquilidad que favorezca el estudio y el desarrollo como personas de todos nuestros alumnos y alumnas."

En fin, no me voy a lanzar...

Juan Nadie dijo...

En fin, creo que no has leído bien. No hagas caso de ciertas expresiones e intenta comprender lo que dice el texto.

Anónimo dijo...

Juan, no sé leer mejor. ¿Quizá me lo he tomado demsiado en serio? No creo.

Va a ser más fácil que entienda el texto y también a ti, si me explicas qué es lo que no he sabido leer, lo que no he comprendido.

Por favor, Juan.

Juan Nadie dijo...

Bueno, obviando la ironía que tratas de manifestar pidiendo que te explique el texto (todos sabemos que eres inteligente, y la ironía sobraba), para mí el significado está bastante claro: trata de poner en solfa ciertos usos y costumbres habituales hoy en día y -aquí está el quid- políticamente correctos. ¡Ay, lo políticamente correcto, qué peligro!
Por otra parte, me alegro de tener tantos comentarios, je, je... Eso, para mí, significa que he estado a punto de acertar.

Anónimo dijo...

No había ironía, Juan. Era verdad, pedía que me lo explicaras y lo pedía por favor, me parecía más fácil. A veces, una persona inteligente (gracias) puede no querer estar interpretando ni acertando a ver qué es lo que otra persona inteligente ha visto ya. Vaya, que a veces para mí es más rápido no hacerlo todo yo misma, sobre todo si tengo la posibilidad de coger un atajo que me permita avanzar mejor y más rápido.

"Políticamente correctos", ¿aceptados, mantenidos y respetados en el discurso público?

Yo estaba en otra interpretación. Trato de unir la tuya y la mía. Me parecía que quien había hecho la presentación ligaba el ser revolucionario con una situación anterior donde las cosas eran mejores aunque menos políticamente correctas y que las cosas políticamente correctas que hacemos en la actualidad son todas ellas risibles y nos llevan a la indefinición y la "blandenguería".

Como hay buena parte de esas cosas que, más allá de que estén de moda o no y fuera de caricatura, me parecen más acertadas que las que hacíamos antes y como me implico en algunas de ellas no porque sean políticamente correctas sino por verdadera convicción, no me gusta la presentación. Además es que veo que tanto la narración de las cosas del pasado como la del presente están llenas de tópicos, con la diferencia de que en la del pasado se deja traslucir cierta admiración y nostalgia, y en la del presente se caricaturiza sin piedad.

Gracias por tu respuesta, Juan. Hace mucho que utilizo poco la ironía. Me he vuelto sosa porque prefiero ser más pacífica, creo (¡toma indefinición? o tal vez simple apertura a la posibilidad de error en el propio discurso).

Y desde luego que has acertado en algo: este tema genera discusión y levanta ampollas.

Siempre es interesante acercarse a tus blogs.

Un abrazo o una "pipa de la paz".

Anónimo dijo...

¡Ah! y no creo que la aportación de Fichu sea un "cacao". Como se puede apreciar en mi anterior comentario, estoy bastante de acuerdo con él. Y, si lo pienso un poco más, me doy cuenta que ese antes del que yo hablo coincide con la época franquista. Cerrar fronteras a la evolución ideológica y de costumbres suele estar ligado a los extremos poco tolerantes y poco respetuosos.

finchu dijo...

Deja, deja, si yo me sé defender solo, en 1978 me secuestraron de mi casa, de mi trabajo, de mi familia y amigos y me llevaron a servir a unos señores vestidos de verde, en regimen de esclavitud, puesto que yo trabajaba reparándoles sus coches y casas sin cobrar ni un duro, o bueno sí, doscientas y pico pesetas, aún más insultante.
Por un amigo que estaba en las oficinas me enteré que el Benemérito Cuerpo de la Guardia Civil de Reinosa había mandado al Ejército Español un informe donde se me catalogaba en el grupo C, yo no sabía que era eso, mi amigo me dijo, que era el grupo donde ponían a los terroristas, tiempo después en una página republicana encontré que era aquello, durante el franquismo (y el franquismo no terminó con la muerte de Franco) todos los españoles estaban catalogados en cuatro grupos denominados A, B, C y D el grupo A era el de aquellos que apoyaban al regimen y a personas fuera de toda duda, para ellos claro.
El grupo B eran los sospechosos de ir contra el régimen pero sin responsabilidades políticas, esto es, los que largaban a lo tonto pero no eran peligrosos para ellos.
El grupo C era el que ellos consideraban verdaderamente peligroso, se refería a las personas desafectas al régimen con responsabilidades políticas, organizados, capaces de difundir la realidad que ellos se dedicaban a ocultar.
Por último el grupo D era el de delincuentes comunes, con estos no había problema a veces incluso se les utilizaba para hacer cosas.
Este era el año 1978 que yo recuerdo, y el Franquismo estaba totalmente vigente, en mi humilde opinión, el franquismo empieza a morir en el 79 con la proclamación de la constitución, otro pisotón a la tumba se dió en el 95, con la puesta en marcha del codigo penal emanado de la constitución ya que hasta 1995, se seguía condenando con el codigo penal franquista que la comunidad internacional no reconocía como sujeto a derecho. Aún el zombí saca sus garras de su indigna tumba y hay que seguir dando pisotones a la tierra porque, como dice el chiste,"tu lo que estás es mal enterrao".
El último ha sido la ley de memoria histórica, que, aunque insuficiente, es otro pisotonuco más, en el camino de superar la tragedia de las dos españas.
Si yo tuviera una varita mágica enviaría a los nostalgicos a la época que añoran, estoy por apostar que no aguantaban ni una semana.

Anónimo dijo...

Lo siento mucho, Finchu.

Sé de sobra que tú sabes defenderte sólo y también sé que no tienes mucho que defenderte de Juan: es tan palpable el cariño que os une.

No sé otros nostálgicos, pero yo (que siento nostalgia de algunos momentos, espacios...) no lo aguantaría.

Juan Nadie dijo...

Acabo de leer tu último comentario, Finchu. ¡Qué barbaridad, lo que puede dar de sí una simple chorrada! (con su parte de razón, desde luego).
Por cierto, no creo que haya alguien menos nostálgico que yo, si hablamos de nostalgias políticas.
Hombre, a mí también me secuestraron, si vamos a eso, como a todo el mundo, amigo, pero vamos a dejar de llorar un poco, ¿no te parece?

finchu dijo...

Quien yo, llorar yo? venga no jodas, yo celebro cada día la libertad, la ejerzo, disfruto cada canción antes prohibida, cada libro antes quemado, cada película antes censurada, yo lleno la vida de crítica y humor, yo soy de los que sienten que la libertad y la democracia no se la ha regalado nadie, no soy yo el que lloro, no soy yo el que está jodido porque a perdido un pasado, en el que un fraile pederasta le metía mano, el llorón, el del sindrome de estocolmo, es el mamón que hizo es power point.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Juan Nadie dijo...

Ja, ja, ja...
Casi no puedo creerme lo que estoy leyendo estos días. Realmente da para un estudio psicológico, o sociológico, o antropológico... o algo que termine en lógico.

jose dijo...

Amigos míos, teneis un verdadero problema, un problema gordo.
No sabeis vivir sin el pasado, recordándolo todo el rato.
Así no se mira hacia el futuro.

Anónimo dijo...

Gordo, gordo, no me parece el problema.

El paradigma interprtativo que algunos personas que se dedican a generar conocimiento utilizan en Ciencias Sociales afirma que, ante una misma realidad o hecho, cada persona obtiene su propia interpretación; y que, así, cada sujeto implicado en una misma situación social, por ejemplo, construye ("ve") determinados problemas (en fin, dicho muy de batalla).

Seguramente en esta discusión cada uno de nosotros está viendo un problema diferente.

Para mí, el más complicado, el más "gordo", el que más me preocupa, es el de que personas con formas de entender la vida tan distinta sigan manteniendo el gran cariño que les une y una relación estupenda. Pero estoy tranquila porque os lo he visto solucionar de distintas maneras en unas cuantas ocasiones.

Jose, toda esta discusión ha arrancado de una entrada elegida por Juan, donde se miraba al pasado y se lo consideraba mejor que el presente.

Sin embargo, todos nosotros miramos al presente y al futuro en muchísimos otros momentos.

Mirando al presente y al futuro muy próximo: que sea un buen día para todos.

finchu dijo...

Y dale, Jose, que quien recuerda el pasado con nostalgia es el autor del power point, él es quien tiene ese gordo problema del que tú hablas, es él quien no puede vivir sin ese pasado fantástico que a creado en su mente, y que tiene de realidad lo mismo que el cuento de ali baba, a excepción de que por, aquel pasado de ensueño, gobernaban los cuarenta ladrones.
Por otra parte estoy encantado de tener este constructivo debate con vosotros, daría la vida mil veces por poder seguir discrepando, en total libertad y seguir manteniendo esta sincera amistad.

jose dijo...

Oye, si es como dices, me alegro de estar confundido.

Juan Nadie dijo...

Ay, qué pereza...
Anderea, Finchu, haced el favor de leer el texto sin anteojeras, que no es tan difícil. Es que no habla de regímenes políticos, sino de costumbres. De costumbres, que tienen algo que ver con la política, pero van más allá, o más acá, depende cómo se mire.
No creo, por otra parte, que sea necesario recordar que en 1978 hacía tres años que había muerto el dictador.
Jose, tú sí lo has entendido, como no podía ser de otra forma.
En todo caso, un abrazo a todos. No sé si me gusta que haya generado tanta polémica innecesaria el dichoso arículito.

Anónimo dijo...

Bien, Juan. Tú has hecho tu último esfuerzo. Ahí va el mío.

Tú, supongo que algo más de 50. Yo, pasándolos. Tú, como si pensaras que un texto tiene una sola interpretación correcta y una sola verdad y una sola forma correcta de ser considerado, utilizado... Parece que esa forma correcta, en esta ocasión, es la tuya. Yo, teniendo muy claro que estos textos tienen más de una interpretación...

Hasta ahí, estupendo.

Lo que peor llevo es cómo sancionas con cierto tono ("haced el favor de leer el texto sin anteojeras, que no es tan difícil", "Jose, tú sí lo has entendido, como no podía ser de otra forma.") lo que los demás decimos, pensamos; un tono que a mí en la vida se me ocurriría utilizar ni contigo ni con nadie.

Hace tanto que no estudio matemáticas, ni lógica..., pero si hasta el teorema de la incomplitud (Gödel, http://eselvap.blogmedico.com/index.php?coment=1&id=220 Si está superado, házmelo saber, por favor, recuerda que pido por favor sin ironía) pone en duda que dos más dos sean cuatro, ¿podrías hacer un esfuerzo para comprender que todos los que no estamos de acuerdo contigo no estamos, por fuerza, equivocados? ¿que podemos pensar algo diferente y, por eso, no estamos equivocados? Simplemente, no estamos de acuerdo.

Es como si viera al positivismo frente al planteamiento interpretativo.

Te mueves genial en el mundo de la poesía que es el de la subjetividad a la enésima potencia.

Para las personas, las culturas, las sociedades, el tiempo físico, en general, la realidad física es importante, pero no nos movemos puramente en lo físico, sino en lo físico mediado por lo subjetivo, por lo interpretado. Estoy segura de que ni Proust ni Bergson, por poner un par de ejemplos, te son desconocidos.

Tengo la impresión de que tu interpretación es, sin duda para ti, la mejor. Nuestras interpretaciones son, sin duda para mí, interpretaciones que pueden ser contrastadas, ampliadas, profundizadas, modificadas. Pero para eso yo necesito que argumentemos (con datos, con razones, con ejemplos...) y que los argumentos no sean sustituidos por la censura, la crítica (ese tono que te digo).

Quizá tú preferirías que te dijera algo así como: "Anda, Juan, no seas rancio y no confundas tú verdad con la verdad, que tú eres un hombre de ciencia y sabes que para entender las realidades sociales hay que utilizar otro enfoque. Venga, que eres un observador de lo que ocurre entre las personas y sabes que el tono peyorativo no ayuda sino que dificulta el entendimiento entre las personas. A ti no te gusta y, además, está claro que eres especialente sensible a él. Apéate pues, que nadie está poniendo en duda tu gran capacidad intelectual ni ninguna de tus múltiples cualidades. Quítate las anteojeras y amplía tu visión, Juan."

No es mi estilo. Sé hacerlo, porque era el estilo suave dentro del planteamiento educativo tradicional. Pero no me gusta.

Y aún podríamos considerar otros paradigmas que nos llevarían a comprender mejor esta "inocente" y divertida presentación.

Parece que no era este el desarrollo que te hubiea gustado para este post. Yo pienso que "la vida" es así: a veces se obstina en no complacernos. Y que no siempre tenemos el control de todo en nuestras manos.

Este ha sido mi largo esfuerzo. Tal vez la haya fastidiado más, no era mi intención.

Por lo demás, para mí es un placer enviaros un abrazo a todos.

Juan Nadie dijo...

Vale, que en latín significa, más o menos, "he dicho"

finchu dijo...

¡¡¡ES VERDAD!!! me he quitado las anteojeras, y he visto la verdad, gracias Charlie, como he podido estar tan ciego todos estos años.
Don Desiderio no le sacó el ojo a aquel alumno cuando le arrojó aquella bola de carbón, y acabó repartiendo butano, en realidad le hizo universitario, claro, el pasado no se debe recordar, a no ser que sea para bendecirlo, como he podido estar tan equivocado, a que va a ser que los rusos me han debido introducir en el cerebro un pasado falso, claro y el subdirector del colegio no me daba el recorrido, me enseñaba una navaja, y yo sin verlo, el dinero que me daba mi padre, fíjate que yo creí que la propina me la daba mi madre porque mi padre trabajaba 24 horas al día y no le veía nunca, pero no, eso es que llevaba unas anteojeras del copón, lo único que no acabo de ver es lo del avión, debe de ser porque jamás pisé un aeropuerto.

Juan Nadie dijo...

Uff! Que tengo más cosas que hacer, hombre...

Juan Nadie dijo...

Por cierto, "vale" en latín se utilizaba para acabar los discursos, a que tan aficionados eran los romanos, pero también quería significar algo así como "consérvate sano".
Vale.

finchu dijo...

28 comentarios y te quejas, si tienes más suerte que los buenos, a que no te pongo más comentarios.
"vale"

Juan Nadie dijo...

Vaya, hombre, yo que quería llegar hasta los 30...

Anónimo dijo...

Vale. Vale. Vale.

Espero poder seguir aprendiendo mucho de vosotros, de los tres. Gracias, caballeros.

Juan Nadie dijo...

De nada, ha sido un placer.
Creo que ha quedado desmostrado que este blog es una democracia. Podremos tener todas las peloteras que sea necesario, pero nunca llegará la sangre al río, eso te lo puedo asegurar. Tal vez seamos españoles atípicos.
Los blogs de quienes han escrito estos comentarios también son democracia, eso "callado está dicho".
Y van 31, ¡bien!

jose dijo...

"Y sin embargo se mueve"

Juan Nadie dijo...

Vale, Galileo. Y no hay quien lo pare.

Anónimo dijo...

Sí, se mueve, pero ¿en qué dirección?

Es... por no controlarme.

¿Más?