Tim McGraw - Sundown Heaven Town (2014)

miércoles, 3 de septiembre de 2014

MÁS LISTO QUE EL HAMBRE

¿A que se acuerdan de Gordon Matthew Thomas Sumner? Sí, hombre, mujer, Sting, aquel tipo que comenzó dando clases de literatura y luego se metió en la poli, digo en Police.
A partir de ahí, la fama: hizo un montón de canciones memorables, protagonizó unas cuantas películas (algunas buenas) y llegó a ser parte de la élite musical. Y ahí sigue.
¿Qué dirán que se le ha ocurrido ahora? 
El bueno de Sting compró en 1999 una finca de 350 hectáreas prácticamente abandonada en La Toscana (Italia), la transformó completamente y ahora la finca produce vino, aceite y miel en cantidades generosas. Pero claro, requiere un cuidado y un mantenimiento. Trabajadores que recojan los frutos, por ejemplo. No hay problema: Sting ofrece trabajo a quien quiera recolectar sus aceitunas.
-¿Y cuánto paga?
-¿Pagar? Eso ya no se lleva. Son los trabajadores quienes tienen que apoquinar la pasta: 262 euros al día. Es que dice Sting que esta experiencia es terapeútica. 
El personal de Il Palagio, que así se llama la finca, invita a comenzar el día con un picnic y luego uno de los gestores imparte una clase sobre cómo cultivar los campos. Se les entrega a los "trabajadores" una cesta vacía con instrucciones para llenarla. Al final de la jornada pueden disfrutar de una copa de vino producido por Sting, a la venta por 12,5 libras. Un Sangiovese llamado Message in a Bottle. Creo que hay tortas para hacerse con el curro.

Un genio, Sr. Sting, es usted un genio.

Message in a Bottle - Police 
 Sting - Voz, Bajo 
 Andy Summers - Guitarra
 Stewart Copeland - Batería

miércoles, 13 de agosto de 2014

SI ME NECESITAS, SILBA





Lauren Bacall canta en la película To have and have not  (Howard Hawks, 1944), acompañada al piano por Hoagy Carmichael

El mito eterno (Elvira Lindo, 2005)

Sí, vi "Crepúsculo", mi nieta me la hizo ver, dijo que era la mejor película de vampiros de todos los tiempos. Cuando terminó yo quería golpearle la cabeza con mi zapato, y ver "Nosferatu" en vez de eso.

¡Por fin, un hombre! (en 2009, al recibir el Óscar honorífico de Hollywood)
Lauren Bacall

lunes, 16 de junio de 2014

RAMÓN Y EL ANARQUISMO (FRAGMENTO) - FRANCISCO UMBRAL

Hay un libro de Francisco Umbral titulado Ramón y las vanguardias (1978)dedicado a Ramón Gómez de la Serna, que tal vez convendría repasar  en estos momentos.

 [...] En un pasaje muy cuajado de su Automoribundia, Ramón habla de los anarquistas juveniles con que se junta siendo casi un chico. Un incidente de adolescencia y una bronca familiar bastan a separarle para siempre de aquel anarquismo hirsuto de los primeros años del siglo, tan remoto aún de la acracia pacifista y lírica del fin de siglo que estamos viviendo.
    No hay que pensar que Ramón fuese especialmente pusilánime ante sus padres, sino, más bien, que aquello no le iba, que era un camino falso, pues el anarquismo de Ramón era pacífico y poético, y en esto hay que considerarle precursor de las actuales acracias juveniles. Porque Ramón sigue siendo un anarquista hasta la muerte. Anarquista porque no conoce autoridad y porque cree en la bondad natural del hombre y del mundo. Está muy cerca de suponer que todo marcharía bien por sí solo. No es el anarquista que quiere dinamitar ideas, sino el que lo dejaría todo a su aire, confiando en el curso sensato de las cosas.
    ¿Anarquista de derechas, como dijo un crítico francés de otro escritor español? No exactamente. Ramón nos ofrece la versión del anarquista que considera que el mundo ya está resuelto y no hay más que dejarle hacer. Ramón vivió su infancia cerca del Palacio Real y ha evocado grandes fastos monárquicos a los que asistió desde su balcón. Incluso llega en algún momento a declararse monárquico. Su monarquismo ni siquiera es estético, como el carlismo de Valle, sino sentimental, rememorativo. Pero todas estas cuestiones son en él ociosas, ya que nunca las plantea de verdad. Ramón se inicia en un anarquismo literario y violento siendo muy joven, y rectifica enseguida para tomar el camino de la anarquía pacífica, del hombre marginal que no cree en las instituciones de los hombres. Para él, quizá, las únicas instituciones serias de la sociedad autoritaria son el café, los toros y el circo. [...]

miércoles, 26 de marzo de 2014

ANIMALES DE BELLOTA/ 4 - LA POLI ES MÍA


    El pasado sábado, mientras Adolfo Suárez seguía muriendo, se producía en Madrid una de esas manifestaciones antitodo ('Marchas de la Dignidad' las llaman) para protestar por los recortes o simplemente para fastidiar al gobierno. Bien estaría, si no fuera por lo que viene siendo habitual en estos casos: grupos de ultraizquierda según la prensa, o delincuentes psicópatas según este modesto bloguero, se dedicaron con todo entusiasmo a apalear a la policía, que al parecer tenía orden de no emplearse a fondo, tal vez para no escandalizar a los euromemos observadores de la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa).

    Esto es lo que dijo después de la movida Miguel M. S., al parecer procedente de Resistencia Galega (¿?):
Le pateé la cabeza al policía cuando estaba en el suelo... Voy todo de 'subidón', porque en las cargas de Recoletos fuimos capaces de rodear a un policía y yo le tiré una piedra en la cabeza cuando estaba en el suelo. Mañana lo veréis en las noticias, quedó inconsciente, se lo tuvieron que llevar 'arrastrao'.
    Otro de los manifestantes, un tal Emilio, cuenta: Yo lancé piedras a varios policías en la cabeza de la manifestación. Aunque llevé un cuchillo de cocina bien afilado, no pude darle gusto a mi pretensión de hundírselo en la axila a un antidisturbios. Ya tendré una próxima ocasión. (Seguramente no lo dijo de forma tan sintácticamente correcta, pero lo dijo).
    Creo que no es necesario añadir nada más.

  Por cierto, un saludo para nuestro animal de bellota favorito, Willy Toledo, que naturalmente está encantado con esta muestra de civismo.

Actualización: Incidentes en la Complutense
Un policía obligado a sacar su arma al ser acorralado por 50 radicales en la Universidad Complutense.
Al grito de "vamos a matarlos, que son pocos", los manifestantes rodearon a dos agentes. Una nota interna policial alerta de una "iniciativa antisistema" denominada "cazar a un Policía". (Diario EL MUNDO)
***
53 detenidos en el desalojo del Vicerrectorado de la Complutense.
El rector de la Complutense, José Carrillo, defiende que tomó la decisión de pedir esta mañana (26-3-2014) a la policía el desalojo porque la ocupación del Vicerrectorado (que llevaba ya una semana) acabó por impedir el trabajo de los 130 empleados. "Ayer recibimos un informe del comité de riesgos laborales que decía que el edificio estaba en unas condiciones de inseguridad e insalubridad que no permitían trabajar. Había superpoblación, unos cuatro perros, bombonas de butano, humo de cigarros...Con ese informe en la mano yo no podía autorizar a nadie a entrar en el edificio"... "La negociación con los estudiantes encerrados se ha roto esta mañana cuando los vicerrectores han encontrado las puertas de sus despachos cerradas con cadenas", afirma el rector. (Diario EL PAÍS)

domingo, 23 de marzo de 2014

'A TENAZÓN'. IN MEMORIAM ADOLFO SUÁREZ

    Como escribía Carmen Rigalt esta mañana, "las despedidas son tristes, y la muerte es la despedida por excelencia... Morir es el acto más íntimo de la vida y merece un respeto".
    Adolfo Suárez, uno de los muñidores de la Democracia española, primus inter pares de quienes trazaron el camino de la Transición -ese encaje de bolillos cuyas enseñanzas se siguen estudiando en las universidades del mundo-, acaba de fallecer a los 81 años, después de una larga y penosa enfermedad. Será muy difícil (imposible) para quienes vivimos intensamente aquel período, olvidar la figura de Adolfo Suárez.

    Descanse, Presidente, y muchas gracias por haber dedicado su vida a intentar hacer más habitable este pobre, cainita y tantas veces desdichado país.

Fragmentos de Trilogía de Madrid
    Traía yo, entre las cuatro cartas de recomendación, una para un tal Adolfo Suárez, desconocido y mítico, diluido en la propia vulgaridad de su nombre y prestigiado como secretamente entre el falangismo.
    Este Suárez parece que dirigía una cadena de emisoras como del Frente de Juventudes o así, aunque su carrera política se proyectaba ya más lejos.
    Ya que no de mi voz literaria, que nadie quería escuchar, iba yo a vivir de mi laringe, si podía, pues que había sido locutor en provincias. La carta para el tal Suárez iba ya tomando la forma de la cadera que no tengo, de tanto ir y venir al despacho donde él nunca estaba.
    Una mañana, entrando yo en el portal de la emisora, por detrás de la Gran Vía, reconocí al personaje por cómo le abrían la cancela dorada del ascensor. Subí corriendo la escalera de mármol para coincidir con él en la puerta del piso, y tras él pasé hasta su despacho. Era un hombre joven y moreno que iba dejando tras de sí como un rastro de autoridad o seguridad. Debieron de pensar, incluso, que yo iba con él, porque nadie me dijo nada.
    Sentado ya en su mesa, levantó hacia mí sus ojos claros con la sorpresa de encontrarse ante él un desconocido de aspecto entredudoso, y no cualquiera de los lacayos habituales. Le eché la carta blanca y arrugada sobre la carpeta de cuero negro.
    Yo diría que la leyó a través del sobre, en un instante.
    - Que quiero ser locutor.
    (No mucho más que mi voz estaba yo dispuesto a prestar a aquel invento)
    Se levantó, dio la vuelta a la mesa y vino hacia mí.
    - Necesito algo, estoy sin trabajo, he sido locutor, tengo experiencia, que me hagan una prueba, quiero trabajar.
    - No puede usted pedirme nada así a tenazón.
    Recuerdo la palabra, vieja palabra castellana, abulense: tenazón.
    Me cogió de un brazo, con asustante energía, y me sacó del despacho.
    Bajé la escalera de mármol como si me hubieran dado una bofetada. Estaba acostumbrado a negativas blandas, confusas, dilatorias. Era la época en que el Opus Dei llevaba algunos años de reinado cultural y político, tras haber desplazado a la Falange. Por la presión de aquella mano en mi brazo, por el rigor de aquel hombre, por la sequedad de su voz, comprendí que, según los rumores más auspiciativos, el llamado Movimiento estaba volviendo -pronto estallaría el caso Matesa, desarbolando la política y la economía del Opus-, y que había hombres de una energía nueva para hacerse con el poder.
    Llevaba en la mano mi vieja cartera de cuero, con recortes, cartas y artículos, y la miré como si no fuese mía.
    La Gran Vía volvía a acogerme, inerme y devuelto, sin nada que hacer, salvo sentarme en un banco a mirar los cartelones de los cines y las piernas de las mujeres. Siempre me levantaba unos momentos antes de que los transeúntes comenzasen a echarme monedas.
    A tenazón. De modo que a tenazón. Aquellos no eran los modales cremosos y misales del Opus Dei.
    Algo iba a pasar.

    A tenazón sacaría aquel hombre de ojos claros, siglos más tarde, del Consejo Nacional del Movimiento, Plaza de la Marina Española, a todos los consejeros falangistas, uno por uno. A tenazón.
    A tenazón quitaría las inmensas flechas de los Reyes Católicos, el yugo de Alcalá, 44. A tenazón le sacarían a él de su despacho de presidir la historia de España. A tenazón. Qué hermosa palabra castellana, qué fuerte, qué de herrero o herrería.
    Un aumentativo de tenaza, supongo.
[...]

    Las primeras elecciones generales y democráticas fueron como una quema de brujas en seco, quema a la que asistieron, en la plaza de todos los pueblos del país, incluso los muertos de la guerra civil (ambos bandos), creyendo que eran las fiestas. La guapa gente de derechas no comprendía aquello. Bajaron las persianas con buena cuerda del barrio de Salamanca y Suárez les parecía un rojo porque había legalizado a Santiago Carrillo "a tenazón".
    Pero también la resistencia estaba un poco desconcertada, Oliver ya no era de Marsillach, Marcelino Camacho salía de Carabanchel y a su mujer la cogió con un jersey a medio calcetar.
    Fue cuando los antifranquistas de posse comprendieron secretamente que ellos no habían nacido para vivir en libertad. Empezaron a secárseles las pilas de todos los timbres que vos apretás, y cerró Cuadernos para el Diálogo. El nacionalcatolicismo dialogante -Gil Robles padre/hijo, Ruiz Giménez- no sacó un voto. La izquierda recreativa descubría, tarde, que María Asquerino, más María que nunca, había dejado el rincón cinematográfico de Oliver por el rincón catalán/madrileño de Boccaccio.
[...]


    "A tenazón". Me vino la frase remota de cuando Suárez me echó de su modesto despacho. A tenazón. A tenazón creó un partido de la nada, sin ideologías, sin doctrina. A tenazón ganó unas elecciones, otras, no sé. Y a tenazón cayeron sobre él sus cortesanos y le pusieron en la calle, no sin antes haberle asesinado políticamente, por la espalda, con un puñal de papel de barba. De modo que lo dejaron en la acera, para que se lo llevasen los basureros de la Historia, fue un bocoy vacío, un pellejo de vino sin vino, o con un resto agriado que al propio Suárez debía de saberle a vinagre.
[...]
FRANCISCO UMBRAL

viernes, 28 de febrero de 2014

EL LENGUAJE DEL UNIVERSO. UNA HISTORIA DE LAS MATEMÁTICAS/ y 4


Hacia el infinito y más allá

jueves, 27 de febrero de 2014

EL LENGUAJE DEL UNIVERSO. UNA HISTORIA DE LAS MATEMÁTICAS/ 3


Las fronteras del espacio