Eric Clapton - I Still Do (2016)

domingo, 9 de noviembre de 2014

ARBITRISTA

El diccionario lo define como: Persona que inventa planes o proyectos disparatados para aliviar la Hacienda pública o remediar males políticos. Como dice Mencker, los arbitristas creen que hay una solución fácil para todo problema humano: clara, plausible y equivocada. Aparecieron en momentos de grave crisis española. Ya Quevedo se burló de los "locos repúblicos y razonadores", y puede hacernos gracia el título de un libro de Jacinto de Alcázar publicado en 1646: Medios políticos para el remedio único y universal de España. Mientras no concreten su programa, Podemos tiene un perfil arbitrista. Pero enfrente tiene un bloque imposibilista, que considera con demasiada ligereza que los cambios son imposibles, y que hay que seguir haciendo lo que se ha hecho siempre. No han aprendido nada de la crisis y por lo tanto aguardarán a que venga otra. En los mentideros políticos sólo se descubre un postureo táctico. Puede ser que el miedo a Podemos aglutine votos en torno al PP. Puede ser que una imagen juvenil haga olvidar la vetustez del PSOE. Acaso IU pueda aprovechar una reactivación de la ilusión de una izquierda radical. Entre el arbitrismo y el imposibilismo el español anda perplejo.
JOSÉ ANTONIO MARINA
(El Mundo, 9/11/2014)