Native North America - Aboriginal Folk, Rock & Country (1966-1985)

jueves, 17 de mayo de 2018

PERLAS


Aquí tienen unas pocas, cultivadas por el nou Honorable President de la Generalitat de Catalunya..., o lo que sea:

El inefable Torra publicó entre 2011 y 2014 en esas redes sociales que tanto nos gustan estos tuits (o como se llamen), entre otros muchos miles de similar jaez:

Franceses y españoles comparten la misma concepción aniquiladora de las naciones que malviven en sus Estados.

[Los catalanes] vamos en coches particulares y nos lo pagamos todo. No hacemos como los españoles.

Evidentemente, vivimos ocupados por los españoles desde 1714.

Los españoles en Catalunya son como la energía: no desaparecen, se transforman.

Fuera bromas. Señores, si seguimos aquí algunos años más corremos el riesgo de acabar tan locos como los mismos españoles.

Sobre todo, lo que sorprende es el tono, la mala educación, la pijería española, sensación de inmundicia. Horrible.

Vergüenza es una palabra que los españoles hace años que han eliminado de su vocabulario.

Los españoles solo saben expoliar.

[Los del PSC], pobres, hablan el español como los españoles.

Ahora miras a tu país y vuelves a ver hablar a las bestias. Pero son de otro tipo. Carroñeros, víboras, hienas. Bestias con forma humana, sin embargo, que destilan odio. Un odio perturbado, nauseabundo, como de dentadura postiza con moho, contra todo lo que representa la lengua.

Ni Sabino Arana, oiga.

Pues bien, este perturbado, quizá en un momento de lucidez, borró estos tuits (o eso creía él, pobrecillo) hasta el 3 de enero de 2016: Desaparezco unos meses y me encuentro con mi cuenta pirateada y la guerra civil 'indepe' en marcha. Momento para volver.

Y vaya si volvió:

L'estat mai no en té prou, sempre queda una humiliació més a practicar. De nosaltres depèn aturar-ho. [El estado nunca tiene suficiente, siempre queda una humillación más que practicar. De nosotros depende pararlo.]

Viure permanentment amenaçats en el Regne d'Espanya o viure lliures a la República Catalana. No hi ha més. [Vivir permanentemente amenazados en el Reino de España o vivir libres en la República Catalana. No hay más.]

A què es dedicaran els Ministres espanyols d'interior quan siguem independents? [¿A qué se dedicarán los Ministros españoles de Interior cuando seamos independientes?]

Ara mateix, les aparicions dels ministres espanyols són el més semblant a un espectre fantasmal equivocat de lloc i de segle. [Ahora mismo, las apariciones de los ministros españoles son lo más parecido a un espectro fantasmal equivocado de lugar y de siglo.]

Els governants espanyols acabaran essent jutjats als tribunals internacionals europeus. [Los gobernantes españoles acabarán siendo juzgados por los tribunales internacionales europeos.]

L'acte vandàlic més greu que s'ha comès els darrers mesos ha estat l'aprovació del 155 pel PSOE / PSC. [El acto vandálico más grave que se ha cometido en los últimos meses ha sido la aprobación del 155 por el PSOE / PSC.]
Traducció de Joan Ningú

_______________________

Las palabras quedan

Una vez pronunciadas o bramadas, las palabras se siguen oyendo. Son como esos cautelosos caracoles de cementerio, que dicen que son los mejores del mundo porque llevaron una vida arrastrada hasta llegar a los fogones. ¿Cómo podemos olvidar que los nacionalistas catalanes nos llamaron a los demás españoles «hienas carroñeras», entre otros piropos? Los sembradores de odio no se olvidan de seguir regando lo que plantaron, pero la mayor preocupación de Torra y de su fugitivo jefe Puigdemont es controlar las cuentas. Mientras, el Gobierno y el PSOE pactan un artículo 155 todavía más duro, pero cuidado que no se rompa por exceso de rigidez. Rajoy acepta hablar con Torra, aunque este diga que su legítimo interlocutor es el prófugo Puigdemont. Entre todos mataron al 'seny' y el sólo se murió de asco. ¿Cómo se activa por segunda vez el artículo 155? Los resucitados textos de Torra debieran ser divulgados para que en toda Europa supieran que lo que en verdad pretende el nacionalismo es dejarnos sin patria, a fuerza de divulgar mentiras completas disfrazadas de verdades parciales.

Hace dos días que murió Tom Wolfe, considerado el padre del llamado 'nuevo periodismo', pero no era mejor que nuestro Paco Umbral. Lo único que ocurría es que era norteamericano y en vez de un tirachinas tenía un cañón de largo alcance. Ahora que la bonanza económica está favoreciendo a España es cuando más se habla de desigualdad y de temporalidad en el trabajo. Estamos saliendo de la crisis, dicho en términos generales, y esto nos hace olvidar que muchos millones de españoles se quedan dentro porque no encuentran la puerta de salida. Rajoy acepta hablar con Torra, pero este dice que su interlocutor legítimo es el fugado Puigdemont, que sigue mandando a distancia. Mientras, el separatismo crece. Ya no cabe nadie más.
MANUEL ALCÁNTARA
Jueves, 17 mayo 2018

miércoles, 16 de mayo de 2018

EL ESPERPENTO CONTINÚA Y VA EN AUMENTO


¿Hasta cuándo? Qui ho sap?
Quim Torra, vicario del inefable y "honorable" (para quien lo sea) exPresident de la Generalitat (huído y pendiente de ser extraditado de donde se encuentre), tomará posesión como nuevo President de su comunidad, después de haber sido elegido por un solo voto de diferencia. 
Resulta que al sujeto (no es un insulto, es una figura gramatical), que ya se había significado en las redes sociales por los insultos ignorantes, xenóbos y zafios dirigidos al resto de los españoles, no se le ha ocurrido mejor cosa, como primera medida de su supesto gobierno, que trasladarse inmediatamente a Berlín para dar cuenta a su "padrino" del desarrollo de los acontecimientos y recabar su visto bueno. 
Esto va siendo delirante.


Comentarios repugnantes

Los demócratas españoles tienen el deber de impedir que no se cumpla aquella maldición de Quevedo según la cual en tanto en Cataluña quede un solo catalán, tendremos enemigos y guerras. Pero hay que saber con quién nos estamos jugando el tipo.

Los análisis oportunistas llevan 40 años culpando a la derecha y al inexistente nacionalismo español de la crisis de Cataluña. Quizás ahora, algunos de los dogmáticos que concluyen que la derecha ha hecho cosas execrables, aceptarán que, en la cuestión nacional, derecha e izquierda estaban apoyando, por ignorancia o por vileza, la ascensión y el despliegue de un nacionalismo situado en la extrema derecha de Europa, un supremacismo similar al que expulsó de su territorio a la población que no era de su tribu o de sus creencias. A ver si ahora despiertan, como ha despertado el Partido Socialista Europeo que lamenta el nombramiento de Quim Torra: "Los comentarios racistas de Torra son completamente repugnantes y crean serias dudas sobre su adecuación al puesto". 

Otra vez, como siempre, el despedazamiento nacional; Europa, por ahora, mantiene su apoyo al Gobierno de España. La UE ha rechazado los comentario racistas del nuevo president y Jean-Claude Juncker defiende la postura del Estado español. Su portavoz, Margaritis Schinas, ha dicho que no han cambiado su posición de defensa de la unidad de España. "No voy a dignificarlo con un comentario", declaró al ser preguntado por las injurias de Torra contra los españoles. Pero que nadie espere que Europa nos saque de la crisis de Estado ni que los separatistas dejen de ser la viruela de la Monarquía.

Los secesionistas han olvidado su tradicional opción pactista y burguesa para proclamar la independencia. Algunos diarios de prestigio alertan sobre el peligro que afronta la democracia española. La rebelión de Cataluña sigue sin contar con un apoyo mayoritario, pero asistimos a un proceso degenerativo en el que la desinformación lo inunda todo desde un poder instintivo que apela a su Historia después de inventarla. "Cada época -escribe Ortega- se camufla según el matiz de los tiempos, como los grandes ríos toman el color del cielo o de las nubes que sobre ellos pasan a la deriva".

Los nacionalistas con sed de poder incurren en la ilegalidad y la deshonestidad más flagrantes, convencidos de estar en algo más grande que ellos mismos, con la certeza de que todo esta permitido por su bandera de conveniencia. Tenemos el 99,6% de los genes idénticos a los del chimpancé y su mismo instinto para marcar el territorio. Ese instinto gobierna a los nacionalistas igual que a los gatos.
RAÚL DEL POZO
El Mundo, 16/05/2018