Ry Cooder - Alive In America, 2018

jueves, 14 de agosto de 2008

ANIVERSARIO DE LA VERGÜENZA




6 de Agosto de 2008:
Unas 45.000 personas se concentraron en el Parque de la Paz de Hiroshima para guardar un minuto de silencio a la misma hora -08:15 hora local (23:15 GMT)- en que en 1945 Estados Unidos lanzó la bomba atómica sobre la población civil.
(A la 1:45 de la madrugada del 6 de agosto de 1945, el Enola Gay, un bombardero B-29 estadounidense, despegó de la isla Tinian en las Islas Marianas. Llevaba la segunda bomba atómica del mundo; la primera se había detonado tres semanas antes en un campo de pruebas de EE.UU. en Alamogordo, Nuevo México. El Enola Gay llevaba una bomba atómica con núcleo de uranio enriquecido a la que se nombró "Little Boy", con una fuerza explosiva de unas 12.500 toneladas de TNT. A las 8:15 de la mañana el Enola Gay liberó su terrible carga, que cayó durante 43 segundos antes de detonar a 580 metros sobre el Hospital Shima, cerca del centro de la ciudad.
Según un folleto del Museo Memorial de la Paz de Hiroshima, esto es lo que sucedió después de la explosión: "La temperatura del aire en el momento de la explosión alcanzó varios millones de grados centígrados (la temperatura máxima de las bombas convencionales es de aproximadamente 5.000 grados centígrados). Varias millonésimas de segundos después, apareció una bola de fuego que irradiaba calor blanco. Una diezmilésima de segundo después, la bola de fuego se expandió hasta alcanzar un diámetro de 28 metros con un temperatura cercana a los 300.000 grados centígrados."
Como resultado de la explosión, el calor y el fuego envolvieron la ciudad de Hiroshima y terminaron con la vida de unas 90.000 personas. Se destruyeron escuelas en donde murieron maestros y estudiantes. Se les sumaron pacientes y médicos de hospitales. El bombardeo de Hiroshima fue un acto de destrucción masiva en una población civil, la destrucción de una ciudad completa con una sola bomba. Tras recibir la noticia, el cretino de Harry Truman, entonces presidente de los Estados Unidos, y quien ordenó el ataque, declaró: "Éste es el suceso más grandioso de la historia".
La bomba atómica de Hiroshima causó a finales de 1945 un total de 140.000 muertos, cifra que después ha ido ascendiendo hasta 258.000 mil, debido a enfermedades causadas por la radiación. Como pueden comprender las víctimas psicológicas son incontables).
Entre los asistentes a la conmemoración del día 6 de Agosto estaba el primer ministro de Japón, Yasuo Fukuda, quien destacó que su país sigue apoyando los principios de "no fabricar, no poseer, y no permitir armas nucleares". "En Hiroshima de nuevo me comprometo a que nuestro país mantenga firmemente los tres principios antinucleares y que lidere la sociedad internacional a favor de la abolición de las armas nucleares para sostener la paz", dijo Fukuda.
El alcalde de la ciudad, Tadatoshi Akiba, insistió en que "el único papel de las armas nucleares es ser abolidas".Asímismo, manifestó su deseo de que el próximo presidente de Estados Unidos escuche "conscientemente a la mayoría, para la que la máxima prioridad sea la supervivencia humana".El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, también hizo llegar un mensaje a los supervivientes de Hiroshima en el que expresó su "determinación de lograr un mundo seguro y en paz sin armas nucleares".El regidor de Hiroshima indicó que las 2.368 ciudades que forman parte de "Alcaldes por la Paz" y que pretenden conseguir un mundo libre de armas nucleares en 2020, propusieron en abril un protocolo entre Hiroshima y Nagasaki para complementar el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares. Pensarán ustedes que hubo unanimidad, ¿verdad? Pues, no señor. Akiba anunció que el alcalde de Londres, Boris Johnson, decidió desligarse de este grupo, aunque agregó que Hiroshima intentará convencerle para que regrese.



9 de Agosto de 2008:
Miles de niños, adultos, supervivientes y magnatarios se reunieron en el Parque de la Paz de la ciudad de Nagasaki e inclinaron sus cabezas para guardar un minuto de silencio a las 11:02 de la mañana, hora local, la misma hora en que se arrojó la bomba hace 63 años, para recordar a las decenas de miles de fallecidos a causa de la explosión.
Nagasaki fue bombardeada por Estados Unidos el 9 de agosto de 1945. Cerca de 27.000 ciudadanos murieron instantáneamente por la explosión de la bomba, y la cifra se elevó a cerca de 70.000 a finales de año.

Malditas, aunque necesarias e inevitables, efemérides. Más que nada por recordar a los políticos que no jueguen con aquello que desconocen. Habrá que recordárselo continuamente, puesto que se empeñan en seguir jugando: desde 1945 se han realizado más de 2.400 pruebas nucleares.


Explosiones nucleares desde 1945
En fin, para intentar equilibrar la balanza escuchemos un poco de música. Un tema llamado "Nagasaki" -nada que ver con lo que ocurrió en el mundo en 1945, puesto que se compuso en 1928- interpretado por el guitarrista de jazz Django Reinhardt, ese gitano genial que pulsaba los trastes de su guitarra con dos dedos. También se eschucha el extraordinario violín de Stephane Grapelli.



Albert Einstein:
Párrafos de la carta que a título personal envió al presidente Roosevelt el 2 de agosto de 1939:
“Recientes trabajos de E. Fermi y L. Szilard, que me han sido comunicados en forma manuscrita, me inclinan a pensar que el elemento uranio puede convertirse en una nueva e importante fuente de energía en el futuro inmediato. Ciertos aspectos de la situación requieren vigilancia y, si fuera necesario, rápida actuación por parte de la administración. Creo, por tanto, que mi deber es llamar su atención sobre los hechos y recomendaciones que siguen. En el transcurso de los cuatro últimos meses se ha hecho probable –gracias al trabajo de Joliot en Francia y Szilard en América– la posibilidad de desatar reacciones en cadena en una gran masa de uranio, por lo que se generarían vastas cantidades de energía… Este nuevo fenómeno conduciría también a la construcción de bombas… Una sola bomba de ese tipo […] podría muy bien destruir un puerto entero junto con parte del territorio circundante.”[…] Tengo entendido que Alemania ha suspendido actualmente la venta de uranio procedente de las minas de Checoslovaquia de las que se ha apoderado. El hecho […] podría quizás comprenderse si se tiene en cuenta que el hijo del subsecretario de Estado alemán, Von Weizsäcker, pertenece al Instituto Kaiser Guillermo de Berlín, donde están siendo repetidas parte de las investigaciones americanas sobre el uranio".
La carta le llegó a Roosevelt en octubre. El entonces presidente de EEUU respondió que juzgaba la información muy importante... Poco después se creaba el Comité Asesor sobre el Uranio.
Einstein, quien con su Teoría de la Relatividad había sentado sin pretenderlo las bases para el desarrollo de armas nucleares, nunca formó parte de dicho comité y nada tuvo que ver con el desarrollo del Proyecto Manhattan, liderado por Robert Oppenheimer.
Después de la triste comprobación de la efectividad de la bomba atómica en agosto de 1945 sobre Hiroshima y Nagasaki, Einstein dejó dicho: “Hubiera preferido ser fontanero".

Juan Pablo II durante su viaje a Japón ante el monumento por la Paz:
“Dos ciudades tendrán para siempre sus nombres unidos, dos ciudades japonesas, Hiroshima y Nagasaki, como las únicas ciudades en el mundo que han sufrido la mala suerte de ser el ejemplo de cómo el hombre es capaz de una destrucción increíble”.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El talón de tu admirado físico.

En fin, muy desgraciadamente , la ciencia y su doble filo.

Anónimo dijo...

La ciencia y su doble filo.
Uno de los rostros más espeluznantes y aterradores de la ciencia es el de la ciencia aplicada a la guerra. A la destrucción masiva de seres humanos, de vida, de… El conocimiento punta servilmente doblegado por los grandes estadistas a la guerra que busca la última palabra, la última victoria, la definitiva. La que hará desaparecer el miedo, el horror, el dolor, el desorden, la muerte de entre “nosotros”, enviándoselos a “ellos” aumentados hasta el infinito. Ellos o nosotros. Desesperadamente. Fuera de toda moral. Mostrando la superioridad científica, tecnológica y el fracaso más rotundo de otra posible inteligencia. De una inteligencia al servicio de la paz.
No sé. ¿Qué cosa es la guerra? ¿Quiénes somos los seres humanos?
“Si quieres la paz, prepara la guerra”. ¡Qué poco hemos avanzado! Quiero soñar, quiero pensar que las personas que hacen ciencia podrán algún día utilizar sus excepcionales capacidades para hacer desaparecer las guerras, para hacer la paz.
Y no se conformarán con no participar en la creación de armas más potentes. Ni harán el papel de “informador” que incrementa el “o ellos o nosotros”. Y de este modo, tampoco tendrán que preferir después “haber sido fontanero”. Creo que me refería a esto cuando hablaba del talón de Einstein.
¡Vaya dilema moral debió de anegarle! Y cuánto sufrimiento, entonces y, muchísimo más, después. ¿No? He leído que, con posterioridad, intentó impedir el uso futuro de la bomba nuclear.
Perdóname: me he alargado tanto...