Ry Cooder - Alive In America, 2018

jueves, 22 de noviembre de 2007

QUEREMOS A EMILIO CALATAYUD COMO MINISTRO

Emilio Calatayud
De Educación o de Justicia, tanto da.

Me envían por correo electrónico (gracias, Valle) un texto del famoso juez de menores de Granada que, como de costumbre, no tiene desperdicio.
Se trata de un "Decálogo para formar a un delincuente", incluído en su libro "Reflexiones de un juez de menores" (Editorial Dauro):

1: Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que pida. Así crecerá convencido de que el mundo entero le pertenece.
2: No se preocupe por su educación ética o espiritual. Espere a que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir libremente.
3: Cuando diga palabrotas, ríaselas. Esto lo animará a hacer cosas más graciosas.
4: No le regañe ni le diga que está mal algo de lo que hace. Podría crearle complejos de culpabilidad.
5: Recoja todo lo que él deja tirado: libros, zapatos, ropa, juguetes. Así se acostumbrará a cargar la responsabilidad sobre los demás.
6: Déjele leer todo lo que caiga en sus manos. Cuide de que sus platos, cubiertos y vasos estén esterilizados, pero no de que su mente se llene de basura.
7: Riña a menudo con su cónyuge en presencia del niño, así a él no le dolerá demasiado el día en que la familia, quizá por su propia conducta, quede destrozada para siempre.
8: Déle todo el dinero que quiera gastar. No vaya a sospechar que para disponer del mismo es necesario trabajar.
9: Satisfaga todos sus deseos, apetitos, comodidades y placeres. El sacrificio y la austeridad podrían producirle frustraciones.
10: Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga con sus profesores y vecinos.

Este hombre está sembrado.

4 comentarios:

finchu dijo...

Cuidado amigo, los jueces estrellas suelen dar mal resultado, miles de jueces trabajan casi clandestinos cada dia y en algunos países son asesinados.
Habría que ver a este en Colombia.

Juan Nadie dijo...

Como muy bien comprenderás, querido amigo Finchu, es una forma de decir que este juez tiene las ideas muy claras, estés o no de acuerdo con él. En realidad no creo que lo hiciese mucho mejor que cualquier otro, aunque naturalmente habría diferencias. Ya sabes que no creo en el poder, uno conserva aún su pequeña alma anarquista, qué le vamos a hacer.

jose dijo...

Yo aún diría más!
Cualquiera que suba al poder se corrompe.
La cuestión es el grado de corrupción, que no en todos es el mismo.

Juan Nadie dijo...

Sí señor, completamente de acuerdo, hermano