Odetta- My Eyes Have Seen The Tin Angel At The Gate Of Horn, 2017

miércoles, 25 de octubre de 2017

ENS DEUEN UNA EXPLICACIÓ


Com més aviat millor. No maregem més la perdiu.

Ens deuen una explicació

Les coses comencen a posar-se al seu lloc a Catalunya. Però no cadascú és al seu lloc. Alguns ens deuen una explicació.

Quan dic que les coses comencen a posar-se al seu lloc no pretenc insinuar que la crisi catalana està en vies de solució. Malauradament, la convivència civil i el progrés social i econòmic estan seriosament afectats, trigaran a recuperar-se. El dany és considerable i les ferides sempre cicatritzen lentament.

L'aplicació del famós article 155 de la Constitució segur que generarà tensions i insubmissions. Tot això encara està per veure i probablement les emboscades als col·legis del l d'octubre es repetiran en contextos molt diferents. Puigdemont acatarà la seva destitució? Abandonarà mansament el seu despatx del Palau de la Generalitat? Com rebran alguns funcionaris els seus nous superiors jeràrquics? Sens dubte, hi haurà de tot. Alguns estan desitjant que arribin, d'altres dubten sobre quin paper han d'adoptar, uns tercers els veuen com a objectius que cal combatre.

Aquests nous superiors hauran d'utilitzar molt de tacte i mà esquerra, limitar-se a assegurar que les lleis es compleixin i no excedir-se en l'objectiu per al qual han estat designats: restablir l'ordre constitucional i garantir que l'Administració pública ha de servir “amb objectivitat els interessos generals” i actuar “amb submissió plena a la llei i al dret”, tal com prescriu l'article 103.1 de la nostra Constitució. Després d'aquests anys d'arbitrarietat polititzada, de desprestigi oficial de la Constitució i de les lleis, dels jutges i les seves sentències, tornar al funcionament regular de les institucions no serà una tasca fàcil ni còmoda.

No obstant això, insisteixo en la primera idea: les coses comencen a posar-se al seu lloc. A què em refereixo? Al fet que algunes mentides, postveritats (o puigveritats, segons l'acudit de moda) comencen a revelar la seva absoluta falsedat. Alguns, molts, de fet, ja argumentàvem contra aquestes falses idees i fets, però després en sortien d'altres que, impertèrrits, les afirmaven com a certes amb una seguretat sorprenent: tant polítics, com experts (sic), periodistes, columnistes o tertulians. Bombardejaven diàriament els seus lectors i audiències amb enganys a l'estil goebbelsià i, com que aquest sistema de propaganda no falla, el bon home del carrer, és a dir, una immensa multitud que confia que allò que diu la majoria és la veritat, els feia cas i s'ho creia.

L'economia catalana havia d'experimentar una excitació impressionant amb la independència. Ara sabem que les empreses fugen, les inversions es retreuen i l'horitzó és molt pitjor que abans. Tot això sense independència, només per por de la seva mera possibilitat. També deien, sense despentinar-se, que Catalunya té dret a l'autodeterminació, a decidir el seu futur com a Estat separat d'Espanya. Fins i tot la llei de referèndum, aprovada tan irregularment el 6 de setembre, com qui diu fa quatre dies, té com a objectiu regular el dret d'autodeterminació de Catalunya. Autoritats incontestables de la comunitat internacional han respost recentment que Catalunya no reunia, ni de bon tros, les condicions per ser subjecte del dret a l'autodeterminació. També certs espavilats sostenien que un nou Estat català es quedaria a la Unió Europea. A Oviedo ho van desmentir divendres Juncker, Tajani i Tusk, els tres actuals caps visibles de la UE, durant el solemne acte del lliurament dels premis Princesa d'Astúries.

En realitat, no calia fer aquestes declaracions per desmentir-ho, ja que en els últims anys se n'havien fet moltes altres, qualsevol que sabés una mica d'economia i dret sabia perfectament que els defensors de l'independentisme mentien, mentien sense parar, demostraven amb enganys la seva deshonestedat intel·lectual. Em refereixo sobretot als considerats experts, als professors d'economia, de dret públic, de ciència política, de relacions internacionals. I si alguns mentien, molts altres callaven, s'escapolien i amagaven el cap sota l'ala, mentre conservaven càrrecs públics molt ben remunerats o aspiraven a exercir-los.

Doncs bé, tots aquests personatges tenen nom i cognoms, podríem fer-ne la llista. Són, per acció o omissió, els autors intel·lectuals d'una aventura perillosa i inútil que ha portat Catalunya a un atzucac, ha deteriorat la convivència civil entre catalans i amb la resta d'espanyols, ha perjudicat el progrés econòmic i social, ens ha fet fer el ridícul davant del món i ha compromès el nostre futur. No se'ls ha de perdonar, tanta irresponsabilitat no els ha de sortir gratis, com a mínim ens deuen una explicació. 
El País, edición Cataluña, 25/10/2017

_______________________________________

Nos deben una explicación

Las cosas comienzan a ponerse en su sitio en Cataluña. Pero no todos están en su sitio. Algunos nos deben una explicación. 

Cuando digo que las cosas comienzan a ponerse en su sitio no pretendo insinuar que la crisis catalana está en vías de solución. Desgraciadamente, la convivencia civil y el progreso social y económico están seriamente afectados, tardarán en recuperarse. El daño es considerable y las heridas siempre cicatrizan lentamente.

La aplicación del famoso artículo 155 de la Constitución seguro que generará tensiones e insumisiones. Esto todavía está por ver y probablemente las emboscadas a los colegios del 1 de octubre se repetirán en contextos muy diferentes. ¿Acatará Puigdemont su destitución? ¿Abandonará mansamente su despacho del Palau de la Generalitat? ¿Cómo recibirán algunos funcionarios a sus superiores jerárquicos? Sin duda, habrá de todo. Algunos están deseando que lleguen, otros dudan del papel a adoptar, unos terceros los ven como objetivos a combatir.

Estos nuevos superiores habrán de utilizar mucho tacto y mano izquierda, limitarse a asegurar que las leyes se cumplan y no excederse en el objetivo para el que han sido designados: restablecer el orden constitucional y garantizar que la Administración pública debe servir "con objetividad a los intereses generales" y actuar "con sumisión plena a la ley y al derecho", tal como prescribe el artículo 103.1 de nuestra Constitución. Después de estos años de arbitrariedad politizada, de desprestigio oficial de la Constitución y de las leyes, de los jueces y sus sentencias, volver al funcionamiento regular de las instituciones no será una tarea fácil ni cómoda.

Ello no obstante, insisto en la primera idea: las cosas comienzan a ponerse en su sitio. ¿A qué me refiero? Al hecho de que algunas mentiras, posverdades (o 'puigveritats', según el dicho de moda) comiencen a revelar su absoluta falsedad. Algunos, muchos, de hecho, ya argumentábamos contra estas falsas ideas y hechos, pero luego venían otros que, impertérritos, las afirmaban como ciertas con una seguridad sorprendente: tanto políticos, como expertos (sic), periodistas, columnistas o tertulianos, bombardeaban diariamente a sus lectores y audiencias con engaños al estilo goebbelsiano y, puesto que este sistema de propaganda no falla, el buen hombre de la calle, es decir, una inmensa multitud que confía en que lo que dice la mayoría es la verdad, les hacía caso y se lo creía. 

La economía catalana iba a experimentar una excitación impresionante con la independencia. Ahora sabemos que las empresas huyen, las inversiones se retraen y el horizonte es mucho peor que antes. Todo esto sin independencia, sólo por miedo a su mera posibilidad. También decían, sin despeinarse, que Cataluña tiene derecho a la autodeterminación, a decidir su futuro como un Estado separado de España. Incluso la ley de referéndum, aprobada tan irregularmente el 6 de setiembre, como quien dice hace cuatro días, tiene como objetivo regular el derecho de autodeterminación de Cataluña. Autoridades incontestables de la comunidad internacional han respondido recientemente que Cataluña no reunía, ni mucho menos, las condiciones para ser sujeto del derecho a la autodeterminación. También ciertos espabilados sostenían que un nuevo estado catalán se quedaría en la Unión Europea. En Oviedo lo desmintieron el viernes Juncker, Tajani y Tusk, los tres actuales cabezas visibles de la UE, durante el solemne acto de la entrega de los premios Princesa de Asturias.

En realidad, no hacían falta estas declaraciones para desmentirlo, ya que en los últimos años se habían hecho muchas otras, cualquiera que supiese un poco de economía y de derecho sabía perfectamente que los defensores del independentismo mentían, mentían sin parar, demostraban con engaños su deshonestidad intelectual. Me refiero sobre todo a los considerados expertos, a los profesores de economía, de derecho público, de ciencia política, de relaciones internacionales. Y si algunos mentían, muchos otros callaban, se escabullían y escondían la cabeza bajo el ala, mientras conservaban cargos públicos muy bien remunerados o aspiraban a ejercerlos.

Pues bien, todos estos personajes tienen nombre y apellidos, podríamos hacer la lista. Son, por acción u omisión, los autores intelectuales de una aventura peligrosa e inútil que ha llevado a Cataluña a un callejón, ha deteriorado la convivencia civil entre catalanes y con el resto de los españoles, ha perjudicado el progreso económico y social, nos ha obligado a hacer el ridículo ante el mundo y ha comprometido nuestro futuro. No se les debe perdonar, tanta irresponsabilidad no les ha de salir gratis, al menos nos deben una explicación.
Traducción de Joan Ningú

4 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Y sí, tal vez todo sea sólo una trasnochada febril "aventura" que no puedan (ni les convenga) explicar, cosa inadmisible en gente supuestamente formada y en posiciones de poder que arreó a gente seguramente también formada pero tan o más confundida.

Juan Nadie dijo...

No quiero calentarte la cabeza, porque hay que estar en España para verlo, pero la de ayer fue una jornada absolutamente demencial por parte de Puigdemont y compañía. "Ahora voy al Palau y declaro la independencia. Bueno mejor más tarde y en el Parlament. No tampoco, que es muy pronto..." Hasta tres veces amenazó con declarar la independencia, pero no lo hizo y pasó la patata caliente al Parlament, mientras en la calle los partidarios del soberanismo lo llamaban traidor. Un espectáculo. Un vodevil, un esperpento. (Valle-Inclán vuelve, qué te cuesta, que aquí tienes material).
Hoy el Senado aprobará con toda seguridad la aplicación del artículo 155, que le permitirá cesar a todo el Govern catalán y nombrar una gestora hasta las nuevas elecciones, que podrán ser en enero. Aburridos estamos ya.

carlos perrotti dijo...

Han iniciado la anunciada aventura, Juan, y mucho me apena. Frente a la tele desde temprano, como muchos por aquí.

Igual confío que esta aventura tendrá que vérselas con España que ya encausará las aguas. Abrazo desde mi argentinidad hispana.

Juan Nadie dijo...

Hoy hubo sesiones en el Senado español y en el Parlament de Catalunya. Al final, el Parlament aprobó la declaración de independencia de Cataluña, de una forma torticera y trilera, saltándose hasta sus propios reglamentos (¿donde quedó el seny catalán?). Paralelamente, el Senado aprobó por mayoría la aplicación del 155.
Por la tarde, después de un consejo extraordinario de ministros, se decidió cesar al presidente, al vicepresidente y a todos los consejeros del Govern de la Generalitat, se disolvió el Parlament, y se convocaron elecciones autonómicas en Cataluña para el 21 de diciembre.
En esas estamos, a ver cómo reaccionan los independentistas. Si se han saltado hasta sus propias leyes (esto es para no creerlo) vaya a saber.
Pero si lo estás siguiendo, como dices, estarás enterado.