Ry Cooder - Alive In America, 2018

lunes, 13 de diciembre de 2010

UN POETA DEL CANTE

Enrique Morente




El flamenco acaba de perder a uno de sus maestros y al mismo tiempo a uno de sus máximos renovadores. No lo digo yo, lo dicen los cabales. Uno, que ama el flamenco, no puede sin embargo entrar en su secreto más profundo -más jondo-, ya que nació en el Norte y eso no tiene arreglo.







Soleá de la Ciencia - Enrique Morente, acompañado a la guitarra por Tomatito

Canto por una extraña ley de la Naturaleza, decía. Descanse, Enrique Morente.

Especial Enrique Morente

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Que poco duran los buenos

Juan Nadie dijo...

Y si les ayudan a irse, menos. No sé, pero parece que puede entrar en juego en la muerte de Morente una negligencia médica, o "mala praxis", como se dice ahora. Uno qué sabe, pero ya sería triste...

jose dijo...

Sí, eso dicen ahora.
Una pena, porque este cantaor podría habernos dado muchas más cosas y mejores si cabe.
Pero la vida es como es.

Juan Nadie dijo...

Bueno, pues parece ser que en este caso no ha habido negligencia médica ni "mala praxis":

Lo que dicen los médicos