Ry Cooder - Alive In America, 2018

miércoles, 7 de octubre de 2009

OPERACIONES MATEMÁTICAS/ 2

Autobús barcelonés
La Asociación por la Tolerancia, organización defensora de la pluralidad lingüística, acaba de poner en marcha en los autobuses de Barcelona una campaña de publicidad, cuyo principal mensaje -en catalán y en castellano- reza lo siguiente:


El català suma.
El castellano multiplica.
L'exclusió del castellà resta
i ens divideix.

Permítanme que por una vez -sin que sirva de precedente y si procede- me coloque una medalla. Es que esto mismo ya lo dijo un servidor hace unos cuantos posts. Disculpen la autocita.

12 comentarios:

Nando dijo...

Ya me gustaría saber por que esos señores tan tolerantes no se dan un paseico por aqui a hacerle una visita al presidente Navarro Sanz y a la alcaldesa de Pamplona Barcina para preguntarle sobre el trato vejatorio continuado al Euskara en esta comunidad.Lo siento mucho pero a mi no me huele demasiado bien el asunto,creo que hay demasiados intereses politicos y ya sabemos todos lo que hay detras de esos tolerantes.El castellano tiene garantizada su supervivencia y el Euskara están intentando que desaparezca dia tras dia con la siempre excusa del terrorismo.Vamos que se les ve mucho el plumero! No sé si desde fuera de esta comunidad solo se ve lo que la tremenda propaganda contrainformativa os cuenta pero desde aqui dentro en el dia a dia y viendo las trabas y desaires continuos a un idioma,que no es mas que eso:un idioma,te das cuenta de que si pudieran fulminarlo en un segundo lo harían.Hay que protegerlo y defenderlo pero claro pasas a ser un Batasunoterrorista!!. Joder no se lo tienen bien montado los guardianes de la democracia tolerante!!

finchu dijo...

Estoy de acuerdo con la frase, pero tengo una duda: ¿el castellano está en peligro?

Juan Nadie dijo...

El castellano está en relativo "peligro", pero no a causa de los nacionalistas, sino por la utilización "kamikace" que se está haciendo de él, sobre todo por parte de los jóvenes (y no tan jóvenes) en los mensajes de Internet y de los teléfonos móviles, y hasta en las conversaciones, pero eso es otra historia. No creo que consigan acabar con él de esta manera, por eso entrecomillo la palabra peligro.

No, el castellano no está en peligro (sin comillas), pero tampoco creo que lo estén los demás idiomas españoles, el catalá, el euskara y el galego. Sinceramente lo pienso así.

Lo que sí es un peligro es la pretensión y obsesión de los nacionalismos por intentar hacer desaparecer una de sus lenguas, imponeniendo, sí o sí, como se dice ahora, la otra, con lo fácil que es dejar que cada uno hable lo que le de la gana.

No sé, quizá esté equivocado y haya algunos matices que yo no alcanzo a ver, pero para mí (insisto, para mí) la cosa está tan clara como el agua clara. Tal vez es que huyo de los nacionalismos como de la peste, y por eso digo lo que digo. Otras personas dicen otras cosas. Bueno...

Juan Nadie dijo...

Por cierto, a muchos españoles (entre los que me incluyo) nos gustaría saber hablar perfectamente todas las lenguas de nuestro país.

Logan y Lory dijo...

Tienes razón Juan con lo de las obsesiones de algunos nacionalistas. Y si no, mira esta noticia de hoy: "Un juzgado catalán exige a un abogado pagar si quiere los documentos en castellano. El abogado tendrá que hacer frente a los gastos de la traducción."
Es que se pasan vamos...

Juan Nadie dijo...

Despropósitos. Así no se defiende una lengua ni una cultura, el tiro les saldrá por la culata. Flaco favor le están haciendo a su lengua, mucha gente acabará odiándola, qué pena...

finchu dijo...

Completamente de acuerdo, despreciando el castellano conseguirán el mismo odio que consiguieron aquellos que despreciaron el euskara, el catalá, el galego, el valenciá, el andaluz, el panocho, el bable, el portugués,cabreirés, senabrés, palluezu, etc.

Juan Nadie dijo...

Sí, sí, ¿por qué tenemos que pensar que lo nuestro es lo único, y lo de los demás una mierda?

Anónimo dijo...

En el País Vasco, el castellano no corre ningún peligro. El euskara, no lo sé. Juzga tú mismo. Dos datos.

En números. En el último estudio que conozco, referido a 2006, sobre la situación del euskera en la Comunidad Autónoma Vasca, se lee que entre la población de 16 años o más (es decir, por encima de la escolaridad obligatoria), un 51,5 % de la población de la CAV es monolingüe castellano y sólo un 30,1% es bilingüe.

En "anécdota". El presidente del gobierno vasco no es capaz de hablar con normalidad en euskera.

Juan, imagínate la situación. Eres español, vives en España, pero tu presidente, que lleva viviendo toda su vida en España, no habla español, sino en inglés, por ejemplo. Sales a la calle y en raras ocasiones oyes hablar en español. La mayor parte de tu familia no habla en español. O tu familia habla toda ella en español, pero tus mejores amigos no tienen ni idea. ¿Sentirías que el español está en riesgo?

No son comparables la situación del catalán y la del euskera.

Con el agravante de que en un entorno muy intoxicado de desinformación, se asocia vascoparlante y terrorista.

Juan, aún a riesgo de tercer destierro, te diré que huyes sólo de algunos nacionalismos. Mi impresión es que eres nacionalista español.
Entendiendo por nacionalismo: "1. m. Apego de los naturales de una nación a ella y a cuanto le pertenece".

Al margen de esta última consideración, creo que vengo a coincidir bastante con Nando en este tema.

Juan Nadie dijo...

Pues no, no creo ser nacionalista, ni español ni checoslovaco ni nada. No me gustan los nacionalismos, creo que empobrecen, pero, ya sabes, para gustos...

Juan Nadie dijo...

Lo cual (perdona es que tenía poco tiempo libre) no quiere decir que no ame a mi tierra, Campoo. Verás que he escrito algunas cosas sobre Campoo y los campurrianos. Sí, amo a mi tierra, aquí están mis raíces, pero jamás la pondré por encima de ninguna otra; ni por debajo, claro.

Por otra parte, soy capaz de aceptar todo tipo de gentes y de culturas. Me gusta la gente, de modo que no tengo que hacer ningún esfuerzo de tolerancia para aceptarla; para mí la palabra "tolerancia" carece de significado. Supongo que, como en todo, aquí también entra el carácter de las personas.

Insisto, no tengo ningún problema en aceptar todo tipo de culturas, ancestrales o no, siempre que no me las quieran imponer. Ahí sí tendría un problema.

Anónimo dijo...

Niri gauza bera gertatzen zait, Juan.

A mí me pasa lo mismo, Juan.

Pero habría que ver dónde está la imposición. Geográficamente, históricamente, socialmente. Lo que es claro es que un vasco o una vasca no pueden comunicarse en euskera en cualquier punto de su tierra, la única tierra del mundo donde podrían hacerlo, y se les impone el español.

Escucho "Run", canción recomendada por Nando, y lo tomo con calma. Sé que para ti lo que acabo de plantear no es un problema porque, para ti, los vascos somos españoles y siempre tenemos la posibilidad de hablar en España (Euskadi es España, para ti), en nuestra primera lengua que es el español. Luego el que un vasco o una vasca se vean obligados a hablar en español, no implica ninguna imposición de una cultura a otra.

Yo, que he crecido y he sido educada siempre en castellano, pero que vengo de familias mayoritariamente vascas, que he nacido en el País Vasco, y que he hecho un esfuerzo en tiempo, dinero, renuncias personales que difícilmente puedes imaginar para poder entender mi tierra y vivir en ella, para comunicarme con mi abuela en su lengua, y que he llegado solamente a lo que siento como "arrastrarme" en euskera, yo, digo, veo las cosas de modo un poco distinto.

Ahora la que ha de irse soy yo, Juan, pero me alegra que esta vez no hayamos acabado enfadados. Y me alegra pensar que si nosotros somos capaces de hablar con calma otros muchos también lo harán.

Un abrazo, Juan.