Fats Domino - Fats Domino, Best Of, 2018

viernes, 31 de octubre de 2008

UN OLOR RARO

Mofeta
"Abrid las ventanas que la negra huele mal"

Esta bonita frase la escupió el fiscal Eduardo Peña, de la Fiscalía Superior de La Rioja, refiriéndose a una mujer nigeriana que iba a ser juzgada junto con su pareja por un delito de violencia doméstica mútua. El hecho se produjo el pasado 7 de Octubre y, naturalmente, el letrado de la mujer elevó una denuncia formal por el comentario racista. La Fiscalía comenzó a tramitar las diligencias para aclarar lo sucedido en la sala de vistas y ha concluido la investigación la semana pasada.

Le habrá caído un puro al señor Peña, ¿no? Como mínimo lo habrán separado del servicio. Pues no señor, ya ve usted. La Fiscalía Superior de La Rioja ha considerado que las palabras de Peña suponen una falta leve por desconsideración hacia una usuaria de la Justicia. Ahora, eso sí, le avisan de que en el futuro se abstenga de hacer comentarios que puedan resultar desconsiderados hacia los ciudadanos, magistrados o compañeros de profesión, hombre.
Si se repitiese la situación, la calificación de la siguiente falta podría variar de grave a muy grave. Si se repitiese; de momento vamos a dejarlo así.

"Algo huele a podrido en Dinamarca"
_________________________________________________

Últimas noticias:
Eduardo Peña explicó ayer mediante una nota enviada a la prensa que su comentario se efectuó «sin ningún ánimo de ofender absolutamente a nadie» y espera que «la sociedad riojana entienda, comprenda y disculpe tal expresión».
Claro, claro, faltaría más.
Peña asegura que «afirmaciones sobre el estado físico y olores de las personas que acuden a los Tribunales de Justicia se suelen hacer con relativa frecuencia con el único propósito de que los despachos estén ventilados, a fin de que todos puedan trabajar en las condiciones más adecuadas posibles».
Peor me lo pone.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sí, una peste. Auténtico hedor viniendo de donde viene (¿un fiscal?).

Juan Nadie dijo...

Y aunque no venga de un fiscal, pero eso es lo que hay, amiga, ¡qué pena!