Fats Domino - Fats Domino, Best Of, 2018

jueves, 16 de octubre de 2008

¡QUÉ BARATO NOS SALDRÍA!

Niños hambrientos
Hoy se ha celebrado (el verbo no es muy afortunado) el Día Mundial de la Alimentación. Los Días Mundiales de... son, en general, una estupidez, pero sirven en ocasiones para recordarnos algunas cosas en las que no nos atrevemos a pensar demasiado, no vaya a ser que se nos indigeste la cena.

Hay actualmente en el mundo 923 millones de hambrientos. Antes de acabar el año se puede alcanzar la cifra de los 1.000 millones, debido a la crisis alimentaria.
En la estadíaticas de Médicos sin Fronteras consta que 10.000 niños mueren diariamente por desnutrición.
Pero no es por falta de alimentos, no señor. Olivier Longué, director general de Acción contra el Hambre, asegura que "la cosecha mundial de 2008 es histórica, suficiente para cubrir las necesidades de casi 9.000 millones de personas para una población de algo más de 6.000 millones".
¿Qué pasa entonces? Que los precios de algunos alimentos básicos -cereales, arroz, legumbres, etc.- han subido casi un 80%, empujados por la espiral inflacionista del petróleo, el boom de los biocombustibles y la especulación de materias primas en los mercados internos e internacionales.
"Como resultado de estos procesos, en menos de un año, muchas más familias en el mundo van a tener más dificultades para alimentar a su prole, proporcionarles atención sanitaria y mandarles a la escuela", señala Alberto Soteres, director general de Save the Children.

Mientras, la comunidad internacional, enfangada en su crisis financiera, regatea los fondos para combatir esta lacra, y tanto el Banco Mundial como el Programa Mudial de Alimentos anuncian que lo peor está por venir; calculan que entre 100 y 130 millones de personas más caerán en la miseria y el hambre en los próximos meses.

Sin embargo, paliar el problema nos saldría bastante barato: bastarían 3.000 millones de euros para sacar de la desnutrición severa a 19 millones de niños. Menos de lo que ha costado la T4 de Barajas, por ejemplo.

Sería, un 'parche', admite Longué, "una primera medida de emergencia para atajar el riesgo de muerte inminente. Luego se necesitan políticas de fondo, voluntad de los gobiernos de los países implicados para hacer de la lucha contra la malnutrición su prioridad, como ya han hecho Brasil, India, Mozambique, Uganda y otros. E implicación de la comunidad internacional para crear bancos de cereales y almacenes de semillas -un colchón para épocas de escasez y contra la especulación de precios-, así como facilitar una nueva 'revolución verde' en la agricultura del Tercer Mundo".


Este año no se ha hablado tanto del hambre en el mundo como en años anteriores, ¿verdad? Es que estamos muy ocupados inyectando cerros de dinero a nuestro sistema financiero, hombre.
_______________________________________________


Actualizaciones:

(17-10-08):
"Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Alimentación, la ONG Intermón Oxfam (IO) ha denunciado que la subida de los precios arrastrará a 290 millonesde personas a la pobreza 'sin que la comunidad internacional haya tomado medidas para evitarlo'. Y es que esta subida ha empeorado la situación de los agricultores de los países en desarrollo. Esta crisis alimentaria, al igual que la crisis financiera, no es fruto de la fatalidad sino de polítas equivocadas, según la ONG. Esta es una de las principales denuncias del informe ‘Precios de doble filo’ que IO ha elaborado con el objetivo de demostrar que el encarecimiento alimentario afecta a consumidores y productores de los países empobrecidos por igual, aumentando los niveles de pobreza tanto en las zonas urbanas como en las rurales. El informe explica que los pequeños agricultores no se han beneficiado de los altos precios porque suelen vender sus productos a intermediarios que fijan los precios. Además han sufrido el encarecimiento de los factores de producción por el aumento del precio de la energía". (E. Press)


(18-10-08):

"Miles de personas recorrieron ayer el centro de Madrid con grandes globos blancos para exigir que se combata la pobreza. 'Una promesa no alimenta'. Esa fue una de las consignas coreadas, en alusión a los incumplimientos de los Gobiernos en sus compromisos de ayuda. Convocadas por la Alianza contra la Pobreza (una agrupación de más de mil organizaciones), querían llamar la atención sobre los más de 900 millones de personas que sufren hambre en el mundo. La de Madrid era una de las 61 concentraciones que se celebraron en España.
'El pasado 25 de septiembre, la propia Naciones Unidas ya admitió que no se van a cumplir los ocho Objetivos del Milenio' de lucha contra la discriminación y la pobreza, recordó José María Medina, presidente de la Coordinadora Española de ONG". (Maruxa Ruíz del Árbol - El País)

No hay comentarios: