Van Morrison - Too Long In Exile (1993)

miércoles, 19 de septiembre de 2012

SE ACABA EL SIGLO XX ESPAÑOL

Santiago Carrillo Solares (Gijón, 1915 - Madrid, 2012) y su inseparable cigarrillo 'Peter Stuyvesant'
97 años dan para mucho, incluso para encarnar lo mejor y lo peor de los españoles. Santiago Carrillo encarnó todo ello, pero yo me quedo con su impagable labor en la Transición a la Democracia, donde todo el mundo estuvo a la altura de las circunstancias. Nada que ver con la situación actual. Sobre otros episodios de su vida, que quizá nunca se aclaren del todo, correremos un piadoso velo.
Murió ayer mientras echaba la siesta. Descanse.



Mirada de 9 largo

Hubo un tiempo heroico y patético en que Santiago Carrillo fue uno de los protagonistas del siglo español. Estuvo en la Capital de la Gloria cuando unos y otros se mataban. La vida de Santiago Carrillo no cabe en 467 palabras, ni en 467 millones. El padre Pitillo fue el comandante del antifranquismo, uno de los protagonistas de la III Internacional y el que tejió los hilos de la democracia con el Pacto por la Libertad, el Eurocomunismo y la Transición. Aunque dirigió el Partido de los Fusilados y los Presos, no estuvo en la cárcel más que unas horas, después de dar una conferencia de prensa en la calle Alameda de Madrid.
La Historia no estuvo de su parte. Dirigió derrotas y retiradas hasta que el modelo comunista sucumbió por el hambre, el gulag y los sanatorios psiquiátricos. Fue uno de los responsables de la derrota de la guerrilla antifranquista, pero también uno de los comandantes de 10.000 héroes de la Resistencia francesa, los primeros que entraron por el Arco de Triunfo.
Conocí su cara de chascarrillo, su acento de cine negro, su mirada de 9 largo cuando en un viaje a Almería dije "Pichí" refiriéndome al Partido italiano y él dijo: "Pichí, pichí, siempre estáis dando la lata con el Pichí".
El primero en preguntar "¿Después de Franco qué?" antes se enfrentó con su propio padre y rompió con la socialdemocracia para volver a ella en la decrepitud. Era el Secretario de las Juventudes Socialistas cuando los militantes se iban a pegar tiros al Guadarrama e hizo poner un cartel en la sede que decía: "Estamos en el frente". Me contó cosas asombrosas del frente el mejor amigo de Carrillo, el gran Federico Melchor.
Santiago comió caviar en el Kremlin y ha sobrevivido a las purgas aunque fue uno de los primeros dirigentes comunistas que se enfrentó con el estalinismo. Vivió una época pavorosa, cuando según él mismo se desarrolló en los partidos comunistas una verdadera paranoia. Vino con la peluca de bujarrón y fue detenido. En menos de una hora el partido de Madrid se enfrentó a las metralletas en la Puerta del Sol y en Carabanchel.
Escribió Eurocomunismo y Estado, del que dijo Fraga: "Para escribir ese libro hacen falta muchas hormonas intelectuales". Tuve con él una bronca que pueden atestiguar Vicent, Reviriego y Javier Solana. Almorzábamos en la cúpula del Palace. Solana comentó que yo era muy agresivo con el Gobierno de Felipe González. Carrillo dijo, haciendo el quite al ministro: "Raúl está siempre con el poder". Seguimos comiendo y a los postres le dije a Santiago: "Yo me voy a cagar en tu puta madre". Él contestó: "Y yo en la tuya". RAÚL DEL POZO (El Mundo, 19-09-2012)