Ray Davies - Americana (2017)

domingo, 11 de diciembre de 2016

RIMBOB

"El mercader de la muerte ha muerto" Un título de obituario en las páginas necrológicas de un diario francés dinamitó en 1888 la conciencia de Alfred Bernhard Nobel. Era un error, moriría ocho años más tarde. Nobel, que había labrado su fortuna amaestrando la nitroglicerina y con rentables bramidos de cañón, impresionado por el titular, reflexionó, desconcertado, sobre cómo quería que se le recordase en el futuro. Un año antes de su fallecimiento real, cambió por última vez su testamento y en él dejaba escrito definitivamente que su colosal fortuna se emplease en crear unos premios que distinguieran a "personas o instituciones que hayan llevado a cabo investigaciones, descubrimientos o contribuciones notables a la humanidad" en los campos de la Química, la Física, la Medicina, la Literatura y la Paz

Robert Allen Zimmerman eligió como nombre artístico Bob Dylan en homenaje a Dylan Thomas, poeta y escritor de cuentos galés que, perfumado de bourbon Jack Daniel's, delirando amor, se tiró del mundo a las vías de un tren en New York, después de regalarle uno de sus poemarios a una joven que esperaba a su lado en el andén. Relámpago en una botella... Simbolismos... Rimbaud... "You're gonna make me lonesome when you go"... "Blood on the tracks"... Bob Dylan: "Es como si un fantasma me hubiera elegido a mí para escribir sus canciones". 

La poética ha dejado de ser un patrimonio exclusivo de escritores, a los augustos santones la propiedad de la etiqueta "literatura" se les escapa de entre los dedos, como escurridizos hilos de agua, por los que huye el monopolio de su coto cerrado en busca de artísticos nuevos meandros con seis afinadas cuerdas de alambre. Woody Guthrie, Robert Johnson, Hank Williams, Bob Dylan, Pete Seeger, Johnny Cash, Springsteen, Tom Waits... folk, gospel, blues, country, rock and roll... 

Cuántos mares debe surcar una blanca paloma, antes de dormir en la arena/ Cuántas veces deben volar las balas de cañón, antes de ser prohibidas para siempre. "Blowin in the wind": Pura lírica en re mayor lanzada al viento, contribuciones notables a la humanidad, salvas de poesía que los cañones de Alfred Bernhard Nobel siempre habían anhelado disparar, soplando una armónica.

P.S. Señor Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura, ¿hay algo más frívolo que una portada de Hola?
JULIO REY, El Mundo, 11/12/2016

______________________________

Ayer se celebró en el Palacio de Conciertos de Estocolmo el acto de entrega de los Premios Nobel, entre ellos el de Literatura, al que como sabemos Bob Dylan no acudió. Pero sí envió un discurso, en el que entre otras cosas dice: ni una sola vez he tenido tiempo de preguntarme: '¿son mis canciones literatura?', agradeciendo a la Academia Sueca por tomarse el tiempo de considerar esa cuestión tan concreta y, en última instancia, por dar una respuesta tan maravillosa. En el discurso, Dylan se acuerda de William Shakespeare y de las cosas que pensaría al escribir y poner en pie una obra, no sólo desde el punto de vista de la escritura sino de detalles cotidianos: Apuesto a que la última cosa que Shakespeare tenía en mente era la pregunta de si esto es literatura.

Dylan estuvo representado por su amiga Patti Smith, que se atrevió a cantar A Hard Rain's A-Gonna Fall, pero... ay, se atrancó con la letra en la segunda estrofa y tuvo que pedir disculpas (lo siento, estoy muy nerviosa) y volver a empezar. Todos tenemos las letras de Dylan en la cabeza, pero ¿quién es capaz de recitarlas en su totalidad? Solamente el propio Dylan, que tiene una memoria prodigiosa. No importa, como decimos Patti Smith pidió disculpas, volvió a empezar y se ganó al público con una interpretación emocionante.

A Hard Rain's A-Gonna Fall - Patti Smith